El Delito de Falsedad


A nadie nos gusta que nos engañen. De hecho, si nos mienten nos encontramos molestos con la persona que nos engaña, teniendo una reacción que dependerá de la persona y la situación y, sobretodo, del tipo de mentira que nos encontremos.

Así, no es lo mismo, que nos mienta la persona de la que estamos enamorad@s y con quien se mantiene una relación estable, que un conocido y, evidentemente, muchos no reaccionaríamos igual.

También depende de si esa mentira se queda en sólo palabras o si se trasciende también en un soporte documental.

Como abogados, muchos tenemos una consigna: el cliente, de forma habitual miente o no nos cuenta toda la realidad. Ahora bien, ¿qué sucede cuando esa mentira la extrapolamos al ámbito de la justicia?
Partimos de la base que el delito de falsedad, tal y como lo tenemos conceptualizado en nuestro Código Penal, no es un delito que exija la realización material de la falsedad por el propio actor, sino que admite su realización a través de persona interpuesta. De este modo, si llega a nuestras manos un documento falsificado, debemos guardar la máxima diligencia, puesto que podremos estar inmersos en una espiral de la que podrían derivarse responsabilidades deontológicas para el propio abogado.

¿Qué requisitos deben concurrir para que estemos hablando de una falsedad documental?
Varias sentencias del Tribunal Supremo han venido a ratificar los requisitos del delito de falsedad documental (STS 279/2010 de 22 de marzo; 888/2010, de 27 de octubre… o la reciente 837/2014), siendo éstas:

a) Un elemento objetivo propio de toda falsedad, consistente en la mutación de la verdad por medio de alguna de las conductas tipificadas en la norma penal, esto es, por alguno de los procedimientos o formas enumeradas en el artículo 390 del Código Penal (alteración, simulación, atribución o faltando a la verdad).

b) Que dicha mutatio veritatis o alteración de la verdad afecte a elementos esenciales del documento y tenga suficiente entidad para perjudicar la normal eficacia del mismo en las relaciones jurídicas.

c) Un elemento subjetivo consistente en la concurrencia de dolo falsario, es decir, la concurrencia de la conciencia y la voluntad de alterar la realidad.

Ahora, ¿que sucede con el derecho constitucional de la presunción de inocencia? Pues que ante la falta de una prueba real y directa, se permite que esa presunción de inocencia pueda destruirse sobre la base de una prueba indiciaria. Pero para esa creación no sirve cualquier cosa, sino que se deben partir de unos hechos probados y que nos permita llegar a la citada conclusión mediante un proceso mental razonado y acorde con las reglas del criterio humano.

Anuncios

2 comentarios

  1. Hola! Un consulta. ¿Qué ocurre, en el caso de “las mentiras”, cuando tienes pruebas irrefutables de que una señora relacionada sentimentalmente con otro ha estado mintiendo durante 9 meses? Si esta situación ha derivado en un asunto de mayor trascendencia (“acoso” telefónico, vía mail y vía whatsapp) de la actual pareja de la Sra, afectando a cuestiones privadas, es denunciable la acción de ella? Tengo una denuncia presentada en la Polícia (ahora ya está en el Juzgado), y me temo que va a ir muy lento. Hay alguna forma de agilizar el proceso?
    Muchas gracias

    Me gusta

  2. Muy interesante post compañero. Lo comparto con tu permiso en:

    https://www.facebook.com/groups/jovenesjuristas/

    Un abrazo

    José Luis Aranda
    https://www.facebook.com/Jose.Luis.Aranda
    @arandajl

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

GenIuris

Una forma de describir el Derecho

El blog de Consumo y resoluciones civiles relacionadas

Información sobre consumo y otras cuestiones civiles @Pancho22SDVN

InterJuez.es

REFLEXIONAR CON CALMA ANTES DE ADOPTAR NINGUNA DETERMINACIÓN, NO CANSARSE NUNCA DE OBRAR EL BIEN, Y TRATAR CADA ASUNTO SEGÚN CONVENGA (CONFUCIO)

FiscalBlog

Un blog sobre derecho tributario, el Derecho y la Economía en general, la práctica profesional y algunas reflexiones más.

Miguel Ángel Blanes

Blog de Transparencia y Gobierno Abierto - Transparency and Open Government

Rayas en el agua

Uno de los tres blogs jurídicos de la abogada Verónica del Carpio

UNA MIRADA CRÍTICA A LAS RELACIONES LABORALES

Por Ignasi Beltran de Heredia Ruiz. Blog de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social

EL BLOG DE LUIS CAZORLA

EL BLOG DE LUIS CAZORLA

MONSIEUR DE VILLEFORT

Derecho, historia y cultura.

EL BLOG DE CORTA Y PEGA DE LUIS ABELEDO

Una vez tuve una cuenta de twitter jurídica. Aquello estuvo bien.

El Blog de Francisco Rosales | Notario de Alcalá de Guadaíra

Blog del Notario Francisco Rosales de Salamanca

El blog de Justito El Notario

Nihil prius fide & nihil prius manducare

Protección de datos – Samuel Parra

Una forma de describir el Derecho

Nosoloaytos

Blog oficial de Víctor Almonacid

A %d blogueros les gusta esto: